Aviso de cookies

rafaelmoneo.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística sobre tus hábitos de navegación. Al consentir, aceptas estos usos, si bien podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Aviso legal

Edificio de Viviendas Urumea
En colaboración con Javier Marquet, Javier Unzurrunzaga y Luis Zulaica

< ll >

Edificio de Viviendas Urumea
En colaboración con Javier Marquet, Javier Unzurrunzaga y Luis Zulaica

San Sebastián, España

1969-1973

  • Marquet, Unzurranzaga y Zulaica pidieron al arquitecto que se incorporara a su equipo para colaborar en la redacción del proyecto a desarrollar sobre el solar del Frontón Urumea en San Sebastián. Así es que ya habían llevado a cabo un primer tanteo y una primera asignación de sus viviendas a los cooperativistas cuando el arquitecto Rafael Moneo comenzó a trabajar con sus colegas donostiarras. La nueva propuesta –que enfatizaba el indudable interés que tenía el abordar el proyecto de una media manzana con carácter de generalidad– obligó a recabar la aceptación de los cooperativistas de una nueva vivienda no coincidente con la ya consensuada. Se entendía que el cambio era necesario si se quería que el proyecto reflejara la importancia que tenía el actuar en lugar tan destacado como éste en San Sebastián. El esfuerzo que ello supuso es ahora un recuerdo anecdótico, pero habla de la convicción con que los arquitectos afrontaban una cuestión como ésta: la íntima relación entre la residencia y la ciudad. Y así, el Edificio Urumea propone una nueva tipología de la manzana de ensanche, al dotar a las viviendas de estricta continuidad gracias a la alternancia de las escaleras y los ascensores. Se superaba así la noción de aquellas manzanas en las que tan sólo a las fachadas se confía su condición unitaria, siendo así que las casas –que se levantan sobre solares que pueden considerarse independientes– se agrupan según esquemas convencionales y simétricos. El proyecto de Urumea ofrece una solución a la manzana a la que cabe calificar con pleno fundamento de genérica y unitaria, ya que la regularidad exterior se produce por mor de la continuidad y la indivisibilidad de las plantas. Dicho de otro modo, esta noción de manzana no puede ser considerada como resultado de un proceso de agregación. Pero la nueva propuesta tipológica no es óbice para que la fachada recoja la diversidad de tamaños de las viviendas y muestre la capacidad de integrarse entre los bloques existentes, al dar evidente valor a los elementos singulares.

  • SITUACIÓN:

    Sobre el río Urumea, San Sebastián.

  • PROGRAMA:

    Viviendas

  • ARQUITECTO:

    Rafael Moneo

  • EQUIPO:

    Javier Marquet (arquitecto asociado)
    Javier Unzurrunzaga (arquitecto asociado)
    Luis Zulaica (arquitecto asociado)

  • FOTOGRAFÍA:

    © Michael Moran/OTTO